Sexo feminista prostitutas voluntarias

sexo feminista prostitutas voluntarias

Joana, a parte de su profesión como masajista erótica, es patinadora y participa como stopper en las rutas que organiza la Asociación de Patinadores de Barcelona.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Con tu donación lo haremos posible este año. La palabra puta se ha utilizado históricamente con el propósito de insultar y deshonrar. En el imaginario colectivo, este concepto alude al comportamiento sexual de la mujer, y por extensión, a su dignidad y castidad. Las trabajadoras sexuales, por esta razón, han sido tradicionalmente demonizadas y marginadas, presentadas como víctimas y a la vez, merecedoras de la dominación masculina.

En este sentido, los textos culturales y la industria del mainstream han contribuido a construir el estereotipo de la prostituta como mujer sucia, inmoral, irresponsable, siempre relacionada con el mundo de la noche y las drogas. Pero la presunción de que toda prostitución es una manera de explotación por aquellos que controlan el negocio hombres no siempre se cumple. El significado cultural de la prostitución se relaciona con la trata y el sexo coercitivo, y si bien es cierto que esto existe, no es la norma.

En este documento también se critica la aplicación del Convenio en España, ya que el Estado centra su lucha contra la trata de mujeres con fines de explotación sexual, pero deja de lado la trata con otros fines de explotación laboral. El trabajo sexual, abordado desde un punto de vista feminista, deja espacio para el empoderamiento, ya que las mujeres adquieren un sentido de estar en control de sus propios cuerpos y estar en control del encuentro con el cliente.

Ellas son una amenaza en tanto que, por el hecho de tener vagina, pueden ganar dinero y ser independientes. Las prostitutas, desde el activismo, reafirman la necesidad de descriminalización y regulación de la profesión, y luchan para que el debate sobre prostitución se aleje de los discursos de delito y pecado y se centre en el debate de trabajo y derechos laborales.

De hecho, el Estatuto de Trabajadores Autónomos permite que las trabajadoras sexuales se puedan dar de alta como autónomas y acceder a algunas prestaciones. Gloria Poyatos, abogada laboralista y jueza, en el año se dio de alta como prostituta en la Seguridad Social para demostrar que era legal. En España, muchas trabajadoras sexuales ya han optado por esta opción y manifiestan que cotizar por su trabajo es el comienzo para acabar con el estigma en la profesión. Joana y Pepita son sólo dos ejemplos.

Ahora, trabaja en un piso que tiene dado de alta como local comercial, donde realiza sus servicios de masajista erótica. Me llegué a sacar un curso de Marketing y Publicidad y encontré un trabajo de administrativa comercial. Afirma que el trabajo sexual la ha empoderado como mujer, y desmiente que las prostitutas se limiten a hacer lo que el hombre dispone. También es activista política.

El reiki me ayudó a reinventar todo mi servicio. Saisei-chan así es como se hace llamar en japonés participa en mesas redondas y debates sobre la prostitución, y es muy crítica con el feminismo abolicionista que intenta minar a las prostitutas con la culpa.

Resulta que el feminismo que defiende los derechos de las trabajadoras de Zara a mí me acusa de estar fomentando la trata. El ejercicio voluntario de la prostitución no es ilegal en España, y en el art. Pero el trabajo sexual sigue siendo una profesión estigmatizada, las putas sufren discriminación, son marginalizadas y victimizadas.

El estigma y los prejuicios sociales impiden comprender qué instrumentos son necesarios para la regularización de la profesión. Yo si estoy a favor de escuchar a todas las partes y respaldo a la periodista por su trabajo. Creo que toda forma de pluralidad siempre que sea respetuosa debe ser bienvenida. Me parece muy triste leer en los comentarios tanta intransigencia, se defiende de forma vergonzante que solo debe existir un postulado feminista y cualquier contra argumentación al mismo debe ser silenciada.

Esa actitud tan cerril es una de las razones por las que esa tendencia no conquista mas segmentos de la sociedad. Señora Sansei-Chan, después de leer su comentario, de observar como ha tergiversado mis afirmaciones y de comprobar que tipo de dialéctica emplea solo puedo llegar a una conclusión: Resulta muy duro ver como Ctxt ha caído también en el feminismo neoliberal y ultracapitalista Me voy a eldiario. Son todas ellas razones por las que se incorporan a este trabajo y por las que muchas permanecen voluntariamente en él.

En esta consideración de la prostitución como una opción de trabajo resulta clarificador establecer la comparación con otra de las ofertas laborales que se les presenta: En los dos sectores hay una amplia demanda dirigida a mujeres inmigrantes. Como empleadas de hogar, sus condiciones de trabajo son precarias, en algunos casos muy duras pues exigen disponibilidad horaria absoluta, control de movimientos, bajos salarios y menos derechos de los que disfruta el resto de trabajadoras y trabajadores.

Se puede concluir también que el reclamo para realizar este tipo de trabajos es bien sencillo: La capacidad de todas las mujeres para formular sus necesidades y derechos, que el feminismo preconiza e impulsa, se niega por principio a las prostitutas desde las posiciones abolicionistas.

La prostitución por tanto es un trabajo en el que las mujeres realizan una transacción económica vendiendo, no su cuerpo, sino servicios sexuales a cambio de dinero. Y en una sociedad donde el trabajo es la principal vía de integración social, negarles su condición de trabajadoras no sólo las despoja de su condición de ciudadanas sino que refuerza hasta el límite su exclusión y marginación social: Pero no es un trabajo como otro cualquiera.

No lo es no sólo por la dureza que comporta en todos los sentidos: Si fuera así no se explicaría el tratamiento sustancialmente distinto que se da respecto a algunas relaciones no comercializadas, puesto que las pautas de comportamiento no se alejan mucho unas de otras: Pero no es un trabajo como otro cualquiera ya que las mujeres, por ser trabajadoras precisamente del sexo, suman a todo ello los abusos y menosprecio de la propia sociedad debido a la doble moral que se practica. Representa a la mujer provocativa, promiscua, que manifiesta abiertamente su sexualidad, que transita la noche.

Y por lo que supone de ruptura con el estereotipo femenino, y de denuncia de la hipocresía social, se las identifica como un grupo aparte de mujeres al que se estigmatiza, se marca. Pero también supone una desvalorización que se extiende a toda la vida de la mujer que queda así subsumida en la categoría de prostituta. En Hetaira son partidarias de la legalización de la prostitución. Esta visión no es compartida por Apramp. Rocío Nieto , la presidenta de esta asociación dedicada a luchar contra la trata de personas y dar un futuro a aquellas mujeres que se han visto forzadas a prostituirse por terceros, habla de un tipo de prostitución muy distinto: Desde Apramp se dedican a sacar de la prostitución a todas las mujeres que no quieren pertenecer a ese mundo.

En esta misma línea van las declaraciones de Marisa Soleto , directora de la Fundación Mujeres: En contraposición con Hetaira, Soleto no cree que la prostitución sea un trabajo. La postura abolicionista que defienden estos dos colectivos fue criticada por el antiguo Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon. A pesar de las diferencias en sus posturas, todas las fuentes consultadas tienen un nexo de unión: Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas.

Para contactar con nosotras: El tiempo medio de atención en Urgencias es de tres horas y media.

Sexo feminista prostitutas voluntarias -

Creo que toda forma de pluralidad siempre que sea respetuosa debe ser bienvenida. Genealogía de la prostitución. El prostitutas particulares valencia putas imagenes y el pintor. Esto significa, en primer lugar, su derecho a ser escuchadas, a definir sus problemas en su propio lenguaje. El curso se propone como un proceso de concienciación que permita generar un pensamiento crítico, que se nutra de lecturas y materiales propuestos, del intercambio de experiencias, de los razonamientos y debates del grupo.

Sexo feminista prostitutas voluntarias -

Esto sucede también en el caso de las mujeres que ejercen la prostitución. Ahí acaba el consenso. No es sexo, o no deja de serlo, nos recuerda Gimeno, lo que de manera voluntarista queramos que sea, sino lo que resulta socialmente construido como tal Ibídem, pp. sexo feminista prostitutas voluntarias

En cuanto a los modelos que a mí me permiten cotizar, ya lo dije en la entrevista: Trayendo a colación a Ana de Miguel, añadiré: Quien no vea la relación entre abolicionismo y patriarcado tiene un problema: Para terminar, quisiera recomendarles este documental sobre la consecuencias de la aplicación del modelo sueco en la vida de las prostitutas.

Me ha sorprendido gratamente el artículo, pero lo que mas me ha llamado la atención es la falta de empatía de cierto sector del feminismo, que sigue empeñado en imponer sus criterios a todo el mundo incluso por encima de aquellas personas que pretenden libremente ejercer el derecho ha realizar con su vida lo que estimen oportuno. No se puede ser mas papista que el papa y tratar de tener siempre la razón, no estoy a favor de la prostitución, pero si una persona decide ejercerla libremente, creo que nadie esta autorizado a decierlo lo que debe o no hacer, porque aquellos que critican esta opción en base a sus codigos morales y éticos se convierten con sus ataques en todo aquello que justamente dicen no representar.

Me gustaría que se publicasen mas puntos de vista sobre el feminismo, y no los postulados ya muy maniqueidos de una parte del mismo. Ver este artículo también en la portada de Publico.

Enseñando a las mas jovenes que ser puta es empoderarse. Por qué no hablan con los puteros y ellos mismos cuentan por qué lo hacen?

Cuando haya un atentaso yihadisdta enttevistar a yihadistas diciendo que se metieron en eso porque es empoderante y el ejemplo a seguir. Despues de que metierais a PabloMMM escribiendo ya me aparté. Ver esto ahora en portada de Publico es de vergüenza. Me parece bien que CTXT empiece a complementar puntos de vista. Aunque la diversidad de puntos de vista no llegue a cambiar el punto de vista de cada uno sobre cada cosa es bueno que haya textos alternativos que no sigan la pauta de "reafirmación" de posiciones "oficiales".

Lo que no entiendo es como periódicos que se declaran a favor de la igualdad publican estos artículos. Y no me hablen de libertad de expresión: Estos autores no tienen ya todos los medios neoliberales que quieren a su disposición para escribir sus mentiras?

Eso lo dice alguien que no sabe que con amor las noches de sexo , los polvos y las mamadas son mas y mejores que con una ppilingui que muchos no pueden pagar mas de 20 min cada semana Y tbn lo dice quien no sabe las ventajas de dormir cada noche con una mujer que te quiere por que la quieres y viceversa.

El mercantilismo machista vende la prostitucion a las mujeres como una libertad por que le interesa pero luego de libertades para las mujeres hasta ahi y poco mas, siempre que no le interese al machismo mercantilista caPPitalista.

La PProstitucion da alas al machista que carece de respeto y empatia hacia las mujeres es como una violacion pagando donde hay algo menos de violencia y la misma falta de respeto por la mujer La ultraderecha se financia con prostitucion y el PP la ha metido en el Pib por algo "Volquetes de Pputas" dijo alguien del PP en la trama corruPPta de las tarjetas black La mayoria de las pputas son esclavizadas y forzadas-etc, por tanto ni aun legalizando habria pputas.

Y las que estan voluntarias declaran que estan hartas de babosos aun ganando un paston que podrian ganar por su valia en un curro sin sexo explicito.

Tienen las feminas de derechas la costumbre de desnudarse por dinero: Queda patente que estas mujeres hablan de un "empoderamiento" individual inserto en el sistema capitalista-patriarcal.

La crítica del feminismo radical es, precisamente, que este tipo de actitud individual no propicia el cambio del sistema.

También queda patente que modelos jurídicos vigentes como el régimen de autónomos o las sociedades cooperativas pueden constituir fórmulas adecuadas para la realidad actual. En todo caso, la necesidad -si la hubiere- de buscar otras fórmulas para esa minoría que dice ejercer en libertad nunca justificaría dar por buenas las demandas de los empresarios multinacionales de la trata y la exclavitud sexual.

No se empeñen en retratar un feminismo enfrentado y feroz. Por otra parte, decirles que considero que el texto es honesto, dentro de sus límites. Parafraseando a Ana de Miguel les recuerdo: El que no vea la relación entre prostitución y patriarcado tiene un problema. Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio.

Para aceptar su uso pulse en el botón "Aceptar cookies". Europa contra sí misma. Migrantes y refugiados, un naufragio moral. Nosotras cambiamos la historia. No disparen al carnaval. Bonifacio de la Cuadra. Rubén Juste de Ancos. La boca del logo. José Antonio Pérez Tapias. The English Corner Periodismo y democracia: Nosotras cambiamos la historia Educación Feminismos Dobladillo 3. Estado mordaza Dobladillo 1. Memoria histórica Dobladillo 4. Mentiras y posdemocracia World Pride.

No tenim por The Baffler Octubre No disparen al carnaval Minorías El Dobladillo Vuelve la patria Ver todos. Barcelona 14 de Marzo de Artículos relacionados El fetichismo legal y sus métodos: Esto sucede también en el caso de las mujeres que ejercen la prostitución.

Las prostitutas se han hecho presentes para hablar de su realidad y han devuelto una visión compleja de ésta, llena de matices y en ocasiones contradictoria, sobre las diferentes condiciones y circunstancias en las que ejercen su trabajo, sus vivencias y exigencias. Sus planteamientos, como su realidad, no son uniformes: Esto, que sin duda supone un éxito, desde nuestro punto de vista cuestiona los discursos line- ales que siguen planteando algunas corrientes feministas, que mantienen encerradas a las mujeres en categorías abstractas y cuyos planteamientos sobre la opresión y la sexualidad dejan fuera los procesos personales y propuestas de muchas de ellas, entre las que se encuentran las prostitutas.

El debate no es nuevo en el movimiento feminista; ya a finales de los 80, grupos de la Coordinadora Estatal de Organizaciones Feministas lo impulsaron y, de la mano de prostitutas italianas como Carla Corso y Pia Covre, se desarrolló la reflexión. Lo que sí es nuevo es la virulencia actual del mismo. Porque es evidente que el fenómeno de las mafias, tal y como se manifiesta hoy, tiene mucho que ver con las políticas de inmigración y sobre todo con la negativa de los países ricos a aceptar la presencia, de forma legal, de inmigrantes pobres en sus territorios.

Ahí acaba el consenso. El desencuentro entre las distintas posiciones no se produce por la caracterización de las mafias, sino por la caracterización de la prostitución, por la identificación que las posiciones abolicionistas realizan entre ésta y las mafias y, por lo tanto, la extrapolación de las características que concurren bajo las mafias a todo el ejercicio de la prostitución.

Esta simplificación extrema de las diversas realidades que encierra la prostitución impide, por ejemplo, diferenciar entre la prostitución forzada y la no forzada; las distintas situaciones entre quienes realizan este trabajo: Resulta por tanto pertinente señalar la existencia de otra formas de abuso y explotación de las prostitutas, obviamente condenables, pero no equiparables a las mafias esclavistas.

Se trata sin duda de una extorsión execrable, pero no es lo mismo que las mafias. Aquí no hay engaño ni coacción, sino usura y utilización de una legislación que marginaliza, de hecho, tanto la prostitución como la inmigración realmente existente, y desde este prisma habría que tratarlo.

Reducir las distintas realidades de la prostitución a una definición ideológica previamente establecida en términos de agresión y esclavitud sexual no se ajusta a la complicada realidad, y por tanto no resuelve ninguno de los problemas. En esto nos vamos a detener en las siguientes líneas. Por lo tanto, habría que empezar por acabar con la hipocresía de considerar que este modelo de sociedad puede acabar con el tipo de sexualidad que favorece.

Un modelo que, como ha señalado la socióloga e investigadora de la prostitución, Raquel Osborne, promueve, como parte de la masculinidad, la separación entre sexo y afecto entre los varones, mientras que su identificación se considera de la feminidad.

En muchos casos la razón resulta apremiante y obvia: Que aparezca como una opción de trabajo muestra también hasta qué punto son escasas y precarias las alternativas laborales que se les ofrece servicio doméstico, hostelería , y explica la numerosa presencia, desde hace años, de mujeres inmigrantes en la prostitución que, en buena medida reemplazan a las mujeres autóctonas que se han desplazado a otros sectores laborales.

Son todas ellas razones por las que se incorporan a este trabajo y por las que muchas permanecen voluntariamente en él. En esta consideración de la prostitución como una opción de trabajo resulta clarificador establecer la comparación con otra de las ofertas laborales que se les presenta: En los dos sectores hay una amplia demanda dirigida a mujeres inmigrantes.

Como empleadas de hogar, sus condiciones de trabajo son precarias, en algunos casos muy duras pues exigen disponibilidad horaria absoluta, control de movimientos, bajos salarios y menos derechos de los que disfruta el resto de trabajadoras y trabajadores.

0 thoughts on “Sexo feminista prostitutas voluntarias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading